miércoles, 14 de agosto de 2013

Soldaditos de Plomo

A mi casa le pasa lo que a los huesos de mi madre, se reduce más cada vez que la veo.                                                                                                                                                                                                     Guillermo Goussen Padilla.
Cuando pasa pidiendo un beso
sueña saber la ciencia desconocida
blancos y negros saltan a la vista 
en pentágramas del tiempo
Jamás recuerda frescor de risas sobre la cara
después fue tarde a media mañana
la mano se aleja y nadie logra asirle 
viene la angustia de los mil sordos
a posar entendederas en otros asuntos
muere la vieja cascara de nuez
tormento para tantos 
Juega la sombra con la pared 
pone sobre el piso universo de imagenes
y sobre tan pocos soldados llenos de veneno
cada día un cañón nuevo
solo sirve de guarda con su prudente fisonomía
Entre las persianas filtra un quejido delator
un bandoneón que en tan pocos años 
da la peor pelea en la madrugada
mientras dos mujeres se desvelan para tocarlo a un tiempo
viejo fuelle desquiciado
de tanto soñar con héroes
guerra y naufragios
                                                                
Se agazapa como un tirador 
entre los escalones del susto
para ve caer a lo profundo 
al que pone la trampa
entre tanta mala racha
una habría de matarlo
La casa se ha vuelto chica 
y casi no cabe en tal mundo 
Entre las sombras que pasan  
vive la persistente idea


casa azul de Coyoacán.



Publicar un comentario