sábado, 3 de agosto de 2013

La Cabaña


                     A todos los que un día fueron...

Los que odian desconocen
que el tiempo ha juzgado la sangre
escurriendo de la estrella   
el negro fondo de los miedos
la piel sacrificada  entre las piedras
de toda angustia es revivida
el viento mece en cicatriz 
aquellos que a la luz descansan
donde la playa no llega solo su rumor alcanza
a lo lejos la sorda descarga de los odios
se pierde entre los pinos nuevos



Publicar un comentario