viernes, 10 de junio de 2011

A medianoche

Escribiré en tu piel los versos más queridos
y en tu oscuro secreto dibujado 
el tatuaje prohibido de mis labios
donde la muda quietud de serte amado
encarne en tu herida sofocante
con la tinta de forjar la vida y el pincel dentro de tu alma
intentaré amainar las viejas rencillas de mi pena
que otras musas provocaron
Se me irá la existencia en seducir tu soledad 
y poblar de mariposas
el intenso bosque que me otorgas

Publicar un comentario