miércoles, 15 de junio de 2011

La vida

Para cantarte todas las flores se han dado cita
aroman todo se tornan jardines que no envejecen
Señora mía
huérfano soy de tristezas que no hallan calma
buque encallado
viejo camino que nadie toma
mira mis manos que ya están viejas
duele moverlas
sin embargo por ti reclaman otro mañana
Dama del día
en mil vestidos te contoneas
arrastras dócil la vista
nunca desfalleces
amado espacio dubitativo
de terco tiempo 
solo por ello
tierna y querida
a la mar vuelco mi pobre aliento
conoces mi osado modo
mis noches de embate y soledad
Mujer de luto pasa tu pena confiada en Dios
Querida amada sol a mis ojos
por ti,
la vida
Publicar un comentario