viernes, 27 de mayo de 2011

Hasta encontrarte

Paseo tus calles de piel fina con olor a mar
entre besos trasnochados 
sé que nunca viajaras en el ciclo del tiempo 
en el mejor soneto
hoja de fuertes nervios acrisolados

Duermes en la señal  
donde el miedo detiene mis dedos
terrible causa de fines trágicos
puede no hallarse mi nombre en tu aposento
tendido a la espera 
duermo con los ojos abiertos
sobre una cama de espinos 
dejados por tus alas

Al fondo sedimentado
la esfera expía mi pena
ante un abismo de piedra otoñal
vienes con tus pies desnudos
a posarte en la sombra de este cuerpo 
donde eliges mi ombligo como refugio

Confronto al hada de tus labios  
al fuste encabritado de tus lóbulos
reclamo de estilo 
cada mañana seras otra vez la misma
oliendo a nuevo

En la plenitud  imaginada 
haces pensar en el deseo
como la negra nube lo observas todo
desde tu mundo de agua contenida
hacia la tormenta arrastras
Publicar un comentario