miércoles, 4 de agosto de 2010

Más pequeños dejarían de ser cuentos.


Una novia que ama el verano, muere de frío en un café de New York.


El vidrio devuelve a la persona que mira, la ciudad es un mar de situaciones.


Un pedazo de labio queda en otra boca, ambos ríen ante tamaña desproporción.


Al atravesar la ciudad, es abatido por un pedazo de cielo, la gente mira el agujero.
Publicar un comentario