martes, 8 de septiembre de 2009

Lejana.

Te mire viajar al centro de mis deseos
para escuchar cuando tu voz cansada
me pidiera que te amara
pero no estabas solo eras una sombra 

Y la nave de la vida continúa el vuelo
desde el marco del espejo al horizonte
lanzan chorros de álgidos vapores 
en desenfrenada carrera del tiempo

Ausente como desmembrados
siguen mis labios sin los tuyos
atizando briznas
tizones pardos al fondo de la hoguera
que espera en vano amanecer contigo

Fragua en manos del maestro
tenacidad en mente del artífice
crea y valora obra sublime 
que se ofrece al mundo
Publicar un comentario