miércoles, 16 de septiembre de 2015

Después de la batalla

Vi la noche caer sobre la tierra
muerte sin fin hasta donde miraba



El manto descubierto de tus ojos perderse en desnudez 
sobre la seca forma de los cuerpos 
Contado entre ellos fui por vez primera y tuve miedo
A cada lado del camino pude ver morir a muchos 
dejar tiradas las armas inservibles de la guerra
Volar zopilotes por toda la llanura en circular marea
huesos arrimados a la hoguera 
Hombres de mirar sin habla pedir al cielo algo de paz
roto equilibrio de las fuerzas oigo el cascar de dientes
pasos de aquellos que van en busca de la muerte
rozar el piso con su miedo 
Cuerpos desmembrados en fatal estampa expuestos
como animales destazados para un festín de lobos
campo de batalla en infernal tarea de juntarlos
Al darles sepultura traga uno sus prejuicios
que ha visto llevar muerte a cuestas cada día
¿De esté llano sembrado de tragedia qué ha de servir
para decir mañana?
Cuándo no queden huesos ni piel sobre cara y cuerpo
ni alguien al menos tenga entereza de contar la historia 
siendo cualquier torva ocurrencia que prime
entonces sí que mueran por gusto 
para armar el cuento que libros determinen
y sea ganada la victoria de forma contundente
en un épico deseo de algún político 

Publicar un comentario