martes, 13 de mayo de 2014

La futura palabra

                        No estuve en el principio de los tiempos
                                              por eso amo tanto la Promesa

El miedo distancia oculta 
de aquello amortecido en cada entrega
bajo intensidad discursos
noche densa que desprende
colores misteriosos 
olor de cuerpos que deshacen
historias mientras hurgan el pasado
cadenas invisibles que se quiebran
Construye inercias de escritura
escondida desde antes por la vida
nadie sabe descubrir los golpes
hasta tanto enrarece el manantial el cauce
los ojos mudan sin medida
deshacen el alba en tanto arman
el placer de escuchar pájaros que anuncian 
nuevo día al infinito
Pez que salta hacía el vacío
descompone hermosa piel de acero
atesta con su olor la barca 
al fondo dando brincos muere 
también un poco ave de los mares
en boca de su trampa sosegada
río abajo en mirada húmeda del bosque
mente lúcida de imagenes
Lo que muere es el verbo
se despostilla lento pero irremisible
atacado desde adentro por los mismos defensores
consentimiento profano sin misericordia 
lengua sin bridar saltar libertina 
barreras puesta al paso
Escasea el mérito de hacerle honor  
que importa lo que venga 
Después serán tablas desconocidas
y así sucesivamente
escondido los años proceso no grabado
neuronas extraviadas en desierto mar
muda solariega desprovista
viva en casi todo lo que toca
adormecida serpiente al calor sobre la piedra
grafos de traición
pintar hermosas frases
mientras cuestiona el tiempo ideas 




Publicar un comentario