jueves, 27 de junio de 2013

Lasse Söderberg.



Ayer estuvo en San Luis Potosí, Söderberg, el poeta y traductor sueco. 

Hablaron largamente de él en su presencia. Típica costumbre de esta tierra. Donde abruman al público entre largos y tediosos currículos y  discursos solemnes y aburridos.  

Para cuando el poeta pudo hacer uso de la palabra ya se había roto el hielo y el encanto. 

Sin embargo al escuchar leer sus poemas en un castellano bastante fluido, sin ese duro acento escandinavo, los pocos asistentes, y digo pocos, por la calurosa bienvenida que San Luis Potosí siempre otorga en la naturaleza amistosa de sus eruditos y poetas, a cuanto escritor viene de fuera, recompuso la magia.

No se extrañaron las caras que nunca van a los recitales de poesía. A no ser que sean los propios.

El corum fue aceptable y posiblemente dudo que el poeta tenga pensado traducir el trabajo de alguien del patio, cosa por supuesto, que habría contado con la distinguida figura en primera plana.

Fue extraordinario escuchar a un hombre que viene de tan lejos y preferencia nuestro terruño, con un mensaje literario cargado de filosofía y sencillez, que ríe y bromea de manera salvadora. Y goza al parecer de excelente y juvenil salud.

Con una cabellera de nieve y una camisa negra, sorteo las preguntas y afirmaciones de los invitados de nuestro pueblo, que demuestran su aprecio con mayor dignidad que los supuestos pares del gremio.

Ah! Que bellos versos dichos en nuestra lengua, sin necesidad de traductores u otro tipo de recursos.

Solo su imagen pulcra, sencilla de juglar moderno.

Me hubiera gustado escuchar anécdotas de su relación con otros personajes de las letras con los que ha tenido interación.

Quedé con la pena de no poder adquirir su libro. En otra ocasión será. El mundo es grande y tal vez un día lo escuche de nuevo.

En un instante rompió el paradigma que se tiene de regiones tan distantes a México.

Un agradecimiento al Ayuntamiento de la Capital por invitar a tan prestigioso poeta.  Valió la pena.



Publicar un comentario