lunes, 24 de junio de 2013

El Pozo. Lasse Söderberg. Suecia.

El que quiere recordar y esta lleno de oscuridades tiene que
estar al borde de sí mismo como al lado de un pozo

tiene que estar recostado contra el pozo con una piedra en la 
mano y preguntarse qué oculta el pozo, cuán profundo es, cuán
largo penetra la luz

y tiene, para calcular la profundidad y oscuridad, que tirar la
piedra y verla caer despacio como reflexión, como colgado en la 
oquedad hasta que la piedra encuentre la aún más indistinguible
superficie del agua

y aquel que quiere recordar ve la profundidad centellear de 
repente, atrayendo la luz, volverse animado como cuando un parpadeo

Publicar un comentario