domingo, 7 de abril de 2013

Éxodo

Al dejar atrás al Faraón
sin mojar los pies cruzo ardiente mar de arenas
flaquea mi alma ante dolencias
aunque no extraño la antigua vida
viene a mi mente llena de recuerdos
lo sufrido ausente de libertad

Aunque el viento ciega mis ojos de continuo

no amaso el barro para enriquecer tiranos
fiel a lo que Dios provee
ni me quejo si algo falta

Tengo infinidad de llagas

porque no siempre el camino es noble
ni la lluvia llega cuando se requiere
no desmayo por llegar al fin 
acepto armar la carpa y ver la niebla
edificar mundos frente a mi
que nunca mis manos disfrutarán

Es la tierra a donde voy eterna 

aún me faltan once años por andar 
y puede que al final de lejos solo la contemplé

Yo que vi en dos abrirse el mar

y de pesar morí en cada orilla

De azul la vía que de rodillas lanza

la luz del mediodía  sobre la espalda
llena de besos que recuerdan 
la tierra prometida 






Publicar un comentario