jueves, 12 de enero de 2012

Cuando huyo del mundo para sanar viejas o nuevas heridas, me transformo en olvido y viento , que viaja en las enormidades del campo y me acuno en los recovecos de los arboles , refugio inmejorable.
Publicar un comentario