lunes, 7 de febrero de 2011


Amigo
sin que lo sepas me une a ti el amor a tus padres
y la simpatía por aquellos cuatro maravillosos músicos de Liverpool
Y la fe en Dios, por sobre todas las cosas.

                                                        Para un duende que ama las guitarras



En el ocaso de mis sueños la fe vierte optimismo
el amor se vuelve alforja donde canta la ilusión


Amigo que ríes no desfallezcas ante la adversidad
el que todo lo puede te sostiene y no te dejará caer


Ven a  tocar en mi pecho las cuerdas que me den vida
y deja que moje el suelo con la música que hagas


Enséñame a reír para poder olvidar lo duro de la faena
volvamos nuestra amistad cordón de muchos dobleces




foto tomada sin autorización de su autor. Por lo que pido perdón.

Publicar un comentario