martes, 9 de marzo de 2010

Matrimonios homosexuales.






Entre un mundo discordante se debate el aprobado enlace matrimonial entre personas del mismo sexo, por la Asamblea de Diputados del Distrito Federal.

El tema es un asunto largamente discutido y profundamente analizado desde todos los ángulos habidos por los políticos y la población. Sujeto fuertemente a apasionados debates, donde defensores y detractores ponen sobre la mesa sus respetadas ideas y de ellas me apropio para elaborar este trabajo.

Desde el origen de la humanidad, el concepto de pareja ha sufrido cambios sustanciales, algunos como verdaderos tabúes , son tratados por la historia de la manera mas sutil y discreta , con el afán de minimizar los cuestionamientos, a los que sin duda, tiene derecho la población actual , pero que inmersos en grandes lagunas oscuras, tales temas y agobiados por los ritmos que impone la actual velocidad con que vivimos ,van quedando rezagados y olvidados , y pocas veces salen a la luz publica, para ser verdaderamente conocidos.

Así son pocos los que saben que el famoso escultor y pintor italiano del renacimiento, Miguel Ángel, tuvo un joven amante en un discípulo casi al finalizar su exitosa vida.

Que es muy probable que en la famosa obra Helena de Troya, se narren sucesos con tinte homosexual, sin que por ello la sociedad griega se ruborizara. Casos han llegado hasta nuestros días, incluida nuestra poeta Sor Juana Inés de la Cruz, que tuvo amoríos con una dama de muy alta posición de su época.
Radica el punto de discordia, en los tiempos cambiantes. Los seres humanos reclaman derechos, derechos que no juzgo, mas bien trato de entender.

Una sociedad bastante hipócrita y dada a severidad en conductas ajenas, escondiendo la oscuridad de la propia se siente amenazada, en sus valores, pero seamos honestos, los valores están en crisis antes que estos temas surgieran a debate.
Acaso no llama la atención una iglesia católica que rasga sus vestiduras y arrastra historias humanas similares a estas y aun más profanas, como violación de infantes y asesinatos.
Políticos enfundados en posturas machistas sodomizan a jovenes choferes y prostituyen jovencitas.
Ejemplos sobran de todo tipo, hasta los ridículos y banales que temen, que tales uniones den malos ejemplos a sus adoptados hijos.
Señores, y los padres borrachos, y los drogadictos, golpeadores y violadores de sus propios hijos donde los dejamos.

Lo único cierto es que vivimos en una sociedad con cierto grado de descomposición en cuanto a los valores tradicionales.
Apelar a cuestiones religiosas en personas que no aceptan o no ven dificultad alguna en su conducta de pareja para sentir que actúan ante los ojos de Dios de manera pecaminosa, es como aceptar las mil y una formas de ver la religión por parte de una grey muy dispersa.
Lo otro es aceptar los cambios de época y asumir las consecuencias enfrentados a grupos que nos pueden resultar extravagantes o contranatural, pero que conforman una parte de nuestra sociedad variopinta y libre de ejercer los derechos que como seres merecen tener.
Las fobias, de todo tipo solo hacen calentar una convivencia que debería ser pacifica, incluyente y respetuosa.
No comparto el punto de los matrimonios homosexuales, como muchos otros quizás, pero no seré quien juzgue a mis semejantes. Es mejor conversar en familia y dar una explicación a los hijos, si no puedes cambiar el pensamiento de otros, no tenemos porque destruir, acaso podremos suplir a Dios?.

Entonces es mejor educar en la pluralidad de una sociedad que busca conformarse a los tiempos actuales y cada familia que preserve los postulados que mejor le acomoden.

Al cabo es la familia el núcleo original de la sociedad, según Federico Engels.







Publicar un comentario