martes, 9 de febrero de 2010

El Viento

Aunque me tenga por necio y empecinado


amo la libertad de mi pensamiento



Sostengo con gran fortuna mi integridad



Me vuelvo hosco o arisco y hasta fantasmagórico



Soy silencio que no requiere mar para naufragios



De tan poco sofisticado amo la sencillez de lo simple



Me abrumo con los pesados decires de altos letrados



Siento el pecho como un niño cuando percibo

las cosas que puede acariciar mi vista



Pongo a dormir la encumbrada doncella de lindo seno

Con la más tierna mirada



Soy un poco casi nada

Paisaje que se recuerda aunque se sienta lejos
Publicar un comentario