viernes, 5 de diciembre de 2014

Mirna

Lleva en la boca el veneno del mundo
vicio de fuegos que rompe la cuerda
hace pensar que dentro algo acaba por saltar
apenas conozco su nombre y ella
ni pregunta el mío
Ola que en tiempos de norte
se lanza contra el muro
arrima a la hoguera el estandarte
Entre ayes al cielo devotos
se aprende a descubrir estrellas 
algo que solo puede darse cuando dos
leen al unisono 
el viejo libro de la vida

Publicar un comentario