jueves, 14 de agosto de 2014

Este barullo de cosas

Alguien habla de su padre como el causante de sus desgracias 
Otros dichosos aman padres que nunca han conocido
fantasmas de carne y hueso que hacen hijos y jamás dan la cara
Espejos que heredan luz de ingenio al brote fortuito de una noche de besos 
Hasta la misma simetría de la cara domina el tono de los gestos poseen el genoma milagroso escapado del instante 
Siempre ha sido así y seguirá siendo 
Hijos y amores que no se han reunido en años
alcanzan a saber del otro sin por ello ir a buscarle 
Triste destino de círculos que alzan la frente y se muerden la cola
Así los afines fijan un día para hallarse a pesar de todo 
Algunos perdonan más de uno odia 
Errores como estigma convertidos en jueces de la vida mediocre papel de relleno en una película de segunda mano 
El amor está por encima de errores y penas mundanas 
Es cura del mal que nos invade 
cuando estamos a punto de salvarnos una mano invisible remueve recuerdos, los vuelve memoria
Tal vez por ello son felices los que olvidan
entregan la mente a espacios en blanco
historias que retuercen ojos en órbitas desconcertantes
Atacados de miedo se miran con el temor a descubrir lo que existe 
No es Dios quien dibuja sus momentos 
La mala inercia mueve cosas como puños  
cuesta la vida reconocerlo 
Publicar un comentario