martes, 11 de febrero de 2014

Quimera sin alas

El modo en que anida su pelo 
deja sin aliento en tanto se reclina 
Silencio por idioma, sonroja la niña
es una quimera que anhela ser golondrina
su pelo entre las manos la miro acariciar
con ojos distraidos ausente la calzada
va en busca de horas que nunca se detienen
Desde la soledad veo como quién mira un ave
ella no se ha dado cuenta que la desnudo 
Jamás en los jardines de la iglesia
hubo mayores suspiros que los de aquella tarde

Publicar un comentario