lunes, 21 de junio de 2010

Voces de Muertes Sonaron, poesía comprometida con la mujer y la sociedad.

Ayer salió a la luz pública en San Luis Potosí, el libro “Voces de Muertes Sonaron”, de la escritora, Irma Ruth del Ángel del Ángel´.


Un evento que dio culminación a la exhibición de obras de consulta para Profesores, actividad preparada y auspiciada por la Universidad Pedagógica Nacional campus San Luis.

Brillante cierre y emotiva clausura, con el libro de poesías de Irma Ruth, al que quiero hacer referencia hoy. Sirvan estas palabras de introducción para pasar al análisis de la obra. Gracias.



El libro se bebe de un tirón, aproximadamente 22 poesías se leen rápido y se disfrutan, uno puede tener una idea aproximada de los temas y queda complacido cuando se va a un recital para dar luz  una nueva obra.

Lo vivido ayer tarde, rompe este esquema natural y trastoca todo lo que se tenía prefabricado decir.

“Un homicida con un crucifijo en la mano implorando al cielo:

Padre, perdóname porque si sabía lo que hacía…



Cuando un poeta expone su obra, arriesga en ello el canal de comunicación con los lectores. Esto sucede una y otra vez que da a conocer su trabajo.

Con "Voces de Muertes Sonaron", se rompen paradigmas. Se viaja de la mano a regañadientes por un tema que muchos evadimos en el cotidiano de nuestras vidas, la mentada nota roja, que acaba siendo amarillista gancho, para atraer mediante un mecanismo de morbo adquirido, lectores propensos.

"Voces de Muertes Sonaron" es una bomba literaria, en las manos de la población.

Es una denuncia artística, pero no dejar de ser una denuncia valiente, sobre hechos de nuestro entorno que no acaban de ser resueltos y más tristemente, pretenden ser olvidados.

Irma recaba información, estudia casos, se documenta, hace una labor investigativa y crea poesías que son cachetadas a la infamia, a la desvalorización de la mujer en nuestra sociedad, envilecida y corrupta, Irma flagela conciencias anquilosadas.

El libro es un golpe seco al corazón de todos aquellos que vamos en busca de la justicia social, una sacudida a los indiferentes, un llamado de alerta a nuestras comunidades tan socavadas por la violencia, al machismo y la criminalidad, a los encargados de administrar justicia. Un recordatorio valiente de una raza de poetas que toman el discurso para sembrar conciencia en los lectores de cuanto por negligencia, indiferencia o intereses ocultos se traspapela, olvida o se abandona.

Es tan fuerte el mensaje, se llenan tanto de arena, sal y sangre los ojos, se vuelve tan profundo el quejido solidario, que las artes del poema se pasan por alto, si sobra una coma o se dio una palabra de más, quién se fija, es dolor e impotencia lo que salta a la vista, es el drama de cientos de familias en todas partes de México que gritan a través de estas letras acertadas de Irma: JUSTICIA!

Tal vez la escritora deseaba una crítica literaria, algo sobre el fondo y la forma. Escoge un tema tan actual, lo maneja de manera tan profesional, desmitifica el tono de nota roja y lo transforma magistral, en denuncia social.

Si un libro de poesía logra involucrar al lector en su trama, queda cubierto el objetivo, si como este además, logra habitar en muchos el respeto a los derechos humanos, la dignidad y la valía que merecen las creadoras de vida, la sal de la tierra, lo hermoso bajo el cielo, entonces y solo entonces, tengo una crítica que hacerle a Irma Ruth del Ángel, su libro: Es muy breve.
Publicar un comentario