domingo, 6 de junio de 2010

Los Retos que Dios nos pone, para ser libres.

Visitante asiduo de un blog que ha sido bautizado como Chiquita Mala, leo y me voy, a veces leo y comento, otras leo y  vengo a escribir a mi página, me motivan ciertos detalles, tonos, humor y sapiencia.


Moisés fue elegido por Dios, para sacar a “su pueblo” de Israel.  Un hebreo (Moisés), educado por la alta aristocracia egipcia, que debió pensar y actuar como egipcio, ya que fue criado por la hija del Faraón desde bebé.

Este líder, rehusó y pretexto inconvenientes para ocuparse de la misión. Dios al cabo lo persuadió de algún modo.

Con la ayuda del creador y los recursos de las plagas, el Faraón opto por dejar salir a los hebreos que habían llegado libres a Egipto en la época de José “el Soñador” y ahora eran esclavos y constructores que vivían bajo la bota del Imperio egipcio.

Una vez pasado el mar Rojo, y ante las dificultades de un exilio muy duro, los hebreos, reniegan de Dios, desobedecen a Moisés y añoran regresar a la esclavitud.

Mientras, la Biblia nos habla de un pueblo diferente a los hebreos, descendientes de Ismael, el hijo de la esclava y hermano de Isaac .

Habitan en tiendas diferentes y serán parientes, pero nunca van a congeniar, nunca va a haber paz entre ambos pueblos. La historia biblica nos habla de desobediencias, de enojos del Dios altisimo.


Hasta la fecha, los hechos no desmienten a la Palabra. Ambos pueblos hacen lo imposible por impedir una convivencia pacífica.

Y en derredor se mueven los intereses de miles de cosas que gravitan en virtud del dinero.

Mucho de trasfondo hay en esta historia, de similitudes, y testimonios entre la salida de nuestra patria , debido a razones conocidas y la añoranza y la debilidad natural de muchos que prefieren o han preferido regresar a la tierra que nos vio nacer, evitando en el camino mencionar las razones que los han hecho parte del éxodo , para no ofender los criterios del tirano.

Cuanto Moisés, ha llorado y ha muerto, en este largo camino hacia la tierra prometida, que no es otra que la libertad de poder ser un pueblo respetado y con derechos de todo tipo.

Mientras un Faraón ensangrentado ocupa un trono apropiado por la fuerza y la represión.

Las plagas se han desatado durante 50 años y gracias a cómplices externos e internos, la dictadura se sostiene. Un pueblo solo, lucha por llegar a ver la tierra prometida- libertad.

No todos llegaron a ver la tierra de la promesa, también sé que muchos tal vez no veremos una Cuba libre de los tiranos. Pero también igual que los hebreos, conoceremos la libertad y como los hebreos ella será puesta a prueba infinidad de veces.
Publicar un comentario