lunes, 13 de junio de 2016

Dónde puede un hombre esconder sus años,
pasan frente suyo como ráfagas de viento

Qué discreta fuga lo pone cada noche a viajar 

El día no logra hacer notar el correr la vida
descubrimos nuestra vejez en el rostro ajeno
cada segundo la gota de agua en la cabeza

He dado otra vuelta a la pirámide
sin escapar de la arena

Publicar un comentario