jueves, 16 de agosto de 2012

Contundente

Por simple manía estruja la pluma lanza la  primera frase 
no hay en ella duda que ponga inquietud 
De soslayo observa caras 
inquiere despacio el gesto que escapa 
la sala  deshace el silencio de gozne fundido
a los asientos
De un salto la mano, herramienta escritural,  tasa el meritorio momento escurre  al ligero temblor 
hunde la tarde en una página nueva 
ante aquellos que dicen saber
Publicar un comentario